Todo lo que tenés que saber sobre portones automáticos.

Obra09A

Los portones automáticos han alcanzado una popularidad tan amplia en nuestro país que no existe construcción o reforma que no los considere. Es importante conocer los distintos tipos de portones eléctricos para elegir el que mejor se adecúe a la necesidad de la obra que se esté realizando.

Lo primero que debe señalarse es que existen tres tipos básicos de portones, que se diferencian según el tipo de movimiento que ejecutan. Así, existen portones basculantes, portones pivotantes y portones corredizos.

Debe observarse que la clasificación antes realizada responde al tipo de portón, y no al automatizador. Sea que el portón se encuentre o no automatizado, básicamente podrá realizar esos tres tipos de movimientos.

El modelo de portón basculante es aquel que se mueve hacia arriba, el corredizo es aquel que tiene la posibilidad de correr hacia los costados, y por último, el pivotante es aquel que se abre horizontalmente en 90°.

Para cada uno de los movimientos antes explicados existen distintos tipos de automatizadores, los cuales deberán ser elegidos teniendo en cuenta ciertas premisas.

La primera de estas premisas se refiere a la velocidad deseada. La mayoría de los automatizadores trabajan a una velocidad relativamente lenta. Esta es una característica que está siendo estudiada, ya que si bien es cierto que la velocidad está íntimamente ligada al peso del portón y al tipo de movimiento que el mismo realice, es cierto también que cuánto más rápido sea el trabajo del automatizador, menos riesgo correrá la persona que desea ingresar a su hogar, que pudiera encontrarse al acecho de maleantes.

Para establecer una referencia, un automatizador convencional se mueve a unos 16 segundos, por supuesto en más o menos según peso del portón y tipo de movimiento que realice, un automatizador medio se abre en 8 segundos y los más rápidos lo hacen en 3,5 segundos.

Otra de las cuestiones a analizar se relaciona con el peso del portón. Hoy en día la mayoría de los portones son construidos con materiales livianos. Esto, para facilitar el movimiento y, además, para asegurar la vida útil de lo automatizadores.

Por todo esto, es muy importante conocer el peso del portón con el que se cuenta, para no comprar un automatizador insuficiente para mover el peso, o, por el contrario, gastar en un automatizador demasiado costoso para el portón que se posee.

Otro punto importante se relaciona con la cantidad de los ciclos de apertura. Un ciclo completo comprende tanto la apertura como cierre del portón.

En lo que se refiere a portones de domicilios particulares, son contadas las veces en el día que se producen ciclos de apertura. No sucede lo mismo con portones correspondientes a edificios, condominio, empresas u hoteles, donde se producen infinidad de ciclos de apertura en el día. Para estos supuestos, existen automatizadores que pueden ejecutar desde 30 hasta 120 ciclos, funcionando casi sin parar.

Asimismo, y por último, pueden encontrarse diversos accesorios para ampliar la seguridad del usuario, y así, evitar accidentes que pudieran ocurrir por medio de los portones automáticos en niños, mascotas, peatones o el propio vehículo.

Compartí en las redes sociales:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Publicaciones relacionadas

Abrir chat
1
Hola. ¿En que podemos ayudarte?